LA bombilla que nunca se ha apagado, centenial ligh
Facebook
Twitter
WhatsApp

La bombilla que nunca se ha apagado

La bombilla que nunca se ha apagado durante 110 años. No es un chiste, es un dato curioso. Es la bombilla más antigua del mundo que aún sigue dando luz, se instaló antes de que el primer aeroplano alzara vuelo, después de más de 100 años sigue siendo tan fuerte como el día en que nació. De hecho, es el dispositivo eléctrico más antiguo en uso continuo más longevo. 

 Tómese un momento y considere cuánto ha cambiado el mundo en torno a este dispositivo y en general a cualquier artefacto eléctrico. Idéntica a los televisores actuales que funcionan apenas mientras se lanza el nuevo sistema operativo, un par de meses. 

¿Cuando se encendió la bombilla?

Era una calurosa noche de verano en Livermore, California en 1901 y el concierto de la banda al otro lado de la calle estaba a punto de concluir, pero el capitán de bomberos tenía un anuncio. La Casa de Carritos de Mangueras del Departamento de Bomberos en L Street acababa de instalar una nueva maravilla tecnológica moderna, una de las primeras bombillas eléctricas de carbón en la ciudad e invitó a cualquier persona curiosa a pasar y presenciar este nuevo invento. Esta fue la «Lámpara incandescente mejorada», fue la bombilla elegida y fue un diseño increíble. En muchas ciudades, los departamentos de bomberos estaban motivando a la gente a considerar el uso de este invento relativamente nuevo por motivos de seguridad. Y, por supuesto, esto se debió a años de experiencia desgarradora.

¿Quién invento la bombilla que nunca se ha apagado?

Genio de la tecnología pero no para los negocios (según la época actual). Esta asombrosa bombilla fue inventada por Adolphe A. Chaillet y fabricada por Shelby Electric Company. La hermosa bombilla de vidrio soplado a mano con un filamento de carbono de forma única emite una constante de ~ 10 vatios (quizás más). Esta bombilla se ha encendido desde entonces, más de 40,150 días. El único descanso que tomó fue durante unos 7 días durante una renovación y después de los cortes de energía aleatorios a lo largo de las décadas ella siempre se ha despertado.

la bombilla que nunca se apaga

Más de 100 de vida

En 1972, un jefe de bomberos en Livermore, California, informó a un periódico local de una rareza: una bombilla de luz Shelby desnuda que colgaba del techo de su estación había estado encendida continuamente durante décadas. La bombilla había sido durante mucho tiempo una leyenda en la estación de bomberos, pero nadie sabía con certeza cuánto tiempo había estado encendida o de dónde provenía. Mike Dunstan, un joven reportero del Tri-Valley Herald , comenzó a investigar y lo que encontró fue realmente espectacular.

La historia de la bombilla

Rastreando los orígenes de la bombilla a través de docenas de narrativas orales e historias escritas, Dunstan determinó que había sido comprada por Dennis Bernal de Livermore Power and Water Co. (la primera compañía de energía de la ciudad) en algún momento a fines de la década de 1890, y luego donada al departamento de bomberos de la ciudad. en 1901, cuando Bernal vendió la empresa. Como solo el 3% de los hogares estadounidenses estaban iluminados con electricidad en ese momento, la bombilla Shelby era un producto de moda.

En sus primeros años de vida, la bombilla, conocida como la «Luz del centenario», se movió varias veces: se colgó en un carrito de manguera durante unos meses, luego, después de un breve período en un garaje y en el Ayuntamiento, se aseguró en Estación de bomberos de Livermore. «Se dejó encendido las 24 horas del día para romper la oscuridad para que los voluntarios pudieran encontrar su camino», dijo el entonces jefe de bomberos Jack Baird a Dunstan . “Es parte de otra era en el pasado de la ciudad y se ha cumplido su propósito bien”. 

Aunque Baird reconoció que una vez se había apagado durante «aproximadamente una semana cuando la gente de la WPA del presidente Roosevelt remodeló la casa de bomberos en los años 30», Guinness World Records confirmó que la bombilla de 30 vatios soplada a mano, a los 71 años, era «La bombilla encendida más antigua del mundo». Siguió una gran cantidad de prensa, que lo vio aparecer en Ripley’s Believe it or Not , y en las principales redes de noticias.

Mírala con tus propios ojos

Gracias a los avances tecnológicos hoy es posible ver cosas en tiempo real en cualquier lugar del mundo y la bombilla que nunca se ha apagado es una de las maravillas más visitadas a través de la cámara web que la vigila y nunca duerme. (Creo que la cámara nacida en la revolución comercial China habrá que cambiarla al menos una vez al mes). Adolphe A. Chaillet nunca imagino que hoy podríamos ver su invento desde en la palma de nuestra mano. 

¿Por qué todas las bombillas no son cómo está?

Aunque el gran invento de la bombilla que nunca se ha apagado no haya sido un éxito comercial, ya que sé descontinuo su fabricación apenas un para de años después, está aquí para recordarnos que si se puede fabricar cosas de alta calidad. Vivimos en un mundo donde rige la obsolescencia programada que consiste en que se fabrican los productos para durar apenas lo necesario mientras vence la garantía y ya tendremos que consumir uno nuevo.  

Las guerras de la inmortal bombilla

Aunque parece algo descabellado el poder económico de los grandes fabricantes de la época hizo que la bombilla tuviera más enemigos que amigos, puesto que representaba una amenaza contra el consumismo salvaje que ya comenzaba a gobernar nuestro mundo. 

El Cartel de Phoebus era un cartel que existía para controlar la fabricación y venta de bombillas incandescentes mediante la apropiación de territorios de mercado y fijando la vida útil de dichas bombillas. Fue fundada el 23 de diciembre de 1924; Originalmente destinado a durar treinta años (1925 a 1955), se suspendió en 1939 debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial. El cartel incluía a los fabricantes Osram, General Electric, Associated Electrical Industries y Philips, entre otros.

El cartel de Phoebus es un hito notable en la historia de la economía global porque se involucró en la obsolescencia planificada a gran escala para generar ventas repetidas y maximizar las ganancias. También redujo la competencia en la industria de las bombillas durante casi quince años y se le ha acusado de impedir avances tecnológicos que habrían producido bombillas de mayor duración.

La bombilla que nunca se ha apagado aun está aquí

Los muchos avances que hizo Adolphe se han perdido en la batalla del tiempo. Es posible que los procesos exactos no se hayan guardado, su conocimiento se ha ido. Aunque hubo tres patentes tentadoras emitidas en su vida, no explican cómo hizo su asombroso filamento de carbono. Lo que realmente creó Adolphe casi se borró de la historia popular, pero la bombilla que nunca se ha apagado sigue con nosotros.

Sin embargo, esta bombilla de 110 años es una prueba de lo que una persona puede lograr. Su propia existencia afirma con orgullo, todavía estoy aquí. Es una prueba de que hay mucho más en todas las tecnologías de lo que podamos imaginar. Es una prueba de que la verdadera historia importa. Aunque solo sea para rendir homenaje al genio que nos llevó tan lejos.

Deja tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post aún más interesantes: